Seleccionar página
Ibercaja ha sufrido las consecuencias del descenso de contrataciones en línea, los usuarios han realizado menos visitas de forma telemática en las páginas web. Los efectos del Covid-19 son también el de la menor interacción del área financiera y aseguradora por parte de sus propios profesionales. Las provisiones, el remanente, parece ayudar a paliar estos efectos, pues el sector se sitúa en el tercer puesto de labores con menores porcentajes en horas trabajadas.
La aportación de Caser en seguro tradicional de no vida ayuda, da oxígeno a Ibercaja que marca un beneficio de más de 60 millones en el primer tramo anual, lo que supone un descenso de un 10%. Entre los últimos movimientos de Caser se halla la contratación de antiguos agentes de las competidoras Bestinber y Bankinter, que pretender reformular los objetivos para un estrategia más ambicioso. A esto hay que sumar la incorporación de Caser a Helvetia tras su compra casi 800 millones. Siempre apostando por un asesoramiento a pie de calle los movimientos aceleran el mercado.