Seleccionar página
Repitiéndose la dinámica del año pasado el verano se prolongará hasta mediados de octubre. Vigo es uno de los puntos de España donde esta calidez estival retrasa la llegada del otoño que comienza oficialmente el 23 de septiembre.
Los meteorólogos achacan este fenómeno al cambio climático que aumenta las temperaturas. La realidad gallega es que no se están produciendo las tormentas eléctricas que si sufren otras localizaciones de la península.
Las temperaturas se mantendrán en torno a los 25 grados.